contenidos propiedad de LETRA A LETRA CONTENIDOS S.L- más información en customer@letraaletra.com

inicio

secciones:

actualidad

opinion

marketing

cine

conciertos

cultura

deportes

teatro

motor

empresa

sociedad

salud

viajes

inmobiliaria

reportajes

entrevistas



España no brilla en la fase de grupos
España ha conseguido la clasificación para cuartos de final de la Eurocopa donde se medirá a Francia que ha quedado segunda de grupo, tras perder en el último de sus partidos de la fase de grupos por 2-0 ante Suecia.

crubio.JPG A pesar de la clasificación a cuartos, la imagen que ha dado la Roja ha provocado numerosas críticas tanto a su juego como a su entrenador, por lo predecible del juego que aun a pesar de haberle permitido erigirse como campeona de Europa de la pasada edición y del Mundo, ahora parece generar muchas dudas con respecto a la presente edición de la Eurocopa.

El primer partido ante Italia, nuestra selección sufrió el síndrome de la falta de un delantero centro de forma evidente. Los mediocampistas se hincharon a correr en el medio campo pero cuando levantaban la mirada allí no había nadie. Buena parte de las críticas al empate vienen por aquí, por la falta evidente de un delantero centro y por la utilización de un falso 9 como es Cesc Fabregas, quién a pesar de rayar y marcar el gol del empate ante la Azurra, lo cierto es que estuvo desubicado gran parte del partido, lo que en gran medida no ayudó a la victoria de los nuestros ante los italianos.

Ante el rival más débil del grupo, Irlanda, Del Bosque sacó a Torres con quién tiene una especial debilidad, como viene demostrando desde ya algún tiempo. De hecho, ha bastado que su equipo actual, el Chelsea, ganara la Champions para ser convocado de inmediato con la Roja. Sin embargo, su irregularidad, carácter intermitente, su inconstancia y la falta de gol que padece el delantero en los últimos meses se ha convertido en el principal hándicap de la selección nacional que echa de menos a Villa de manera proverbial. A pesar de todo, Torres consiguió dos tantos ante los irlandeses, aunque lo cierto es que otro hubiera conseguido cuarenta. Digamos que Fernando Torres metió lo que no podía haber dejado de meter, fallando el resto (y fueron docenas).

La confianza de Del Bosque en Torres merma a Negredo y a Llorente, delanteros consagrados que no terminan de convencer al seleccionador nacional, lo que deja a la Roja en una posición de debilidad en esa demarcación, ante el próximo enfrentamiento de cuartos con Francia del próximo sábado.

Sin embargo, Del Bosque ha salido al paso de las críticas y defiende con rotundidad el estilo de juego de la Roja, el mismo que les ha hecho campeones de este torneo y del Mundial. Sin embargo, el resto de selecciones ya saben la manera de jugar de España y esto la convierte en una selección muy predecible, ya que el estilo sigue siendo el mismo que el del Barça, y como sabemos éste no ha ganado la liga el presente año, ni ha llegado a la final de la Champion en esta edición. Esperemos que este mal augurio no se traslade a la selección en cuartos o siguientes partidos, si los hubiera.

La falta evidente de gol se hizo latente en el tercer partido del grupo ante Croacia, donde el dominio asfixiante del medio del campo y el cierre del rival atrás, impidieron deshacer la maraña y el empate hasta las postrimerías del encuentro, justo en el minuto 87 donde un proverbial Iniesta dio el pase de gracia a Navas para conseguir alzar a la Roja como primera de grupo, cuando nadie las tenía todas consigo.

Y este lance que mantuvo a todo el país en vilo hasta el minuto 87 se produjo porque la falta de gol de un desatinado Torres, lo predecible del juego de la selección, el desgaste de los centrocampistas y la leonina defensa croata impidieron un resultado que a priori parecía lógico y normal.

Por todo ello, sólo nos queda porfiar en los idus de junio y ver si a partir de ahora, en cuartos (al menos) y al tratarse de una eliminatoria a partido único, conseguimos mejorar nuestro juego, quitarnos de encima la timidez, confiar más en Llorente o Negredo, aislando por completo al Niño Torres y nos lanzamos a por el triunfo como la Roja sabe hacer, tirando más a puerta, porfiando más en el trabajo de las bandas (aunque Arbeloa nos haga echar de menos a Ramos en esta demarcación) y olvidándonos de tener que llegar hasta la cocina para meter un gol, que desesperación.

Así, podremos volver a ver a la flamante campeona del mundo en su salsa y haciendo no otra cosa que lo que sabe hacer. Lo de ahora, un sucedáneo, triste y frío como el surimi de cangrejo.

Imagen: C. Rubio - Real Federación Española de Futbol
volver a inicio
IBERICSHOP


APPLE IPHONE 4 32 GB en ibericshop.com

¿Has visto que precio?